El Papa Francisco y el Card. Juan José Omella

19/08/2017 15:46
Iglesia \ Mundo Hispano
El Papa Francisco y el Card. Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona - AFP
 
Arzobispo de Barcelona: contra la violencia cruel un mensaje de esperanza y paz
 
En la Sagrada Familia rezaremos por las víctimas del terrorismo en todo el mundo. Ninguna religión quiere el terrorismo. Los verdaderos creyentes buscan la paz y el amor
 
(RV).- Tuvimos la oportunidad de hablar con el Card. Juan José Omella, Arzobispo Metropolitano de Barcelona, después de la barbarie terrorista que enlutó a su archidiócesis, Cataluña,  España y a las personas de buena voluntad de todo el mundo.
 
En la víspera de la Santa Misa, en la Basílica de la Sagrada Familia, en sufragio por los que han sido asesinados en la Ciudad Condal y en Cambrils, por la recuperación de los heridos y para acompañar a los familiares de las víctimas de acciones «tan inhumanas», como señaló el Papa Francisco.
 
El purpurado destacó que la oración es también por las víctimas del terrorismo en Europa y en todo el mundo: para pedir un corazón de carne y no de piedra.
 
Uniéndose así al tuit pontificio del 19 de agosto de 2017: «Rezo por todas las víctimas de los atentados de estos días. ¡Que la violencia ciega del terrorismo no encuentre lugar en el mundo!».
 
El Card. Omella nos habló de su encuentro con algunos de los heridos y sus familiares. Momentos de intensa conmoción, nos dijo, en los que pudo experimentar la cercanía y solidaridad también del personal sanitario, ante el dolor estremecedor de las víctimas inocentes.
 
«Ninguna religión es terrorista». La violencia es una profanación del nombre de Dios. No nos cansemos nunca de repetirlo: «Nunca se puede usar el nombre de Dios para justificar la violencia. Sólo la paz es santa. Sólo la paz es santa, no la guerra», reafirma el Papa Francisco en su Mensaje para la Jornada de la Paz 2017.
 
Tenemos que distinguir, entre una persona religiosa, en este caso musulmanes, y un terrorista, nos dijo también el Arzobispo de Barcelona,  que poco antes, había visitado en el hospital a una de las pequeñas víctimas, un niño musulmán de 6 años, herido de gravedad. «Rezamos juntos los obispos y los padres de ese niño, también musulmanes», subrayó con emoción el Card. Omella.
 
 

Crie um site com

  • Totalmente GRÁTIS
  • Design profissional
  • Criação super fácil

Este site foi criado com Webnode. Crie o seu de graça agora!