Francisco \ Audiencias, Catequesis y Ángelus

22/10/2017 18:55
Postado Por Josenildo Melo
Jornalista MTB DRT PI 01958 - Credenciado Vaticanista
 
Francisco \ Audiencias, Catequesis y Ángelus
Mártires, Mes Misionero Extraordinario, San Juan Pablo II, Paz en el mundo, Señor de los Milagros, en los saludos del Papa
 
Después de rezar el Ángelus el Papa Francisco saludó a los romanos y peregrinos de diversas regiones y países que se habían dado cita en la Plaza de San Pedro. El Obispo de Roma mencionó la beatificación en Barcelona de un grupo de mártires pertenecientes a los Claretianos, asesinados por odio a la fe durante la guerra civil española. Que su heroico ejemplo e intercesión apoyen a los cristianos que actualmente sufren discriminaciones y persecuciones, fue el auspicio del Papa, quien recordó también la celebración, en la fecha, de la Jornada Misionera Mundial. “Vivir la alegría de la misión testimoniando el Evangelio en los ambientes en los que cada uno vive y obra”, fue la invitación del Pontífice.
 
El Santo Padre anunció su intención de promover un Mes Misionero Extraordinario en octubre de 2019, para alimentar el ardor de la actividad evangelizadora de la Iglesia ad gentes. “En el día en el que recordamos la memoria litúrgica de San Juan Pablo II, Papa misionero, confiamos a su intercesión la misión de la Iglesia en el mundo”, puntualizó Francisco.
 
Pensando especialmente en Kenia, “para que sepa enfrentar sus actuales dificultades en un clima de diálogo constructivo”, el Papa rezó por la paz en el mundo. Por último, el Santo Padre saludó a la Hermandad del Señor de los Milagros de Roma que, como cada año al final de octubre, llevan en procesión hasta el Vaticano una copia de la imagen venerada en Lima.
 
Palabras del Papa Francisco al final del Ángelus
 
Queridos hermanos y hermanas,
 
ayer, en Barcelona, han sido beatificados Mateo Casals, Teófilo Casajús, Fernando Saperas y 106 compañeros mártires, pertenecientes a la Congregación religiosa de los Claretianos y asesinados por odio a la fe durante la guerra civil española. Su heroico ejemplo y su intercesión apoyen a los cristianos que también en nuestros días, en diversas partes del mundo, sufren discriminaciones y persecuciones.
 
Hoy se celebra la Jornada Misionera Mundial, con el tema “La misión en el corazón de la Iglesia”. Exhorto a todos a vivir la alegría de la misión testimoniando el Evangelio en los ambientes en los que cada uno vive y obra. Al mismo tiempo, estamos llamados a apoyar con el afecto, la ayuda concreta y la oración a los misioneros que han partido para anunciar a Cristo a aquellos que todavía no lo conocen.
 
Recuerdo también que es mi intención promover un Mes Misionero Extraordinario en octubre de 2019, con el propósito de alimentar el ardor de la actividad evangelizadora de la Iglesia ad gentes. En el día en el que recordamos la memoria litúrgica de San Juan Pablo II, Papa misionero, confiamos a su intercesión la misión de la Iglesia en el mundo.
 
Les pido unirse a mi oración por la paz en el mundo. En estos días sigo con particular atención a Kenia, que visité en 2015, y por el que rezo para que todo el País sepa enfrentar las actuales dificultades en un clima de diálogo constructivo, teniendo en el corazón la búsqueda del bien común.
 
Y ahora saludo a todos ustedes, peregrinos provenientes de Italia y de varios Países. En particular, a los fieles de Luxemburgo y a aquellos de Ibiza, al Movimiento Familia del Corazón Inmaculado de María del Brasil, a las Hermanas de la Santísima Madre de los Dolores. Saludo y bendigo con afecto a la comunidad peruana de Roma, aquí reunida con la sagrada Imagen del Señor de los Milagros.
 
Saludo a los grupos de fieles de muchas parroquias italianas, y los aliento a continuar con alegría su camino de fe. A todos les deseo un buen domingo. Y por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta la vista!
 
(Traducción del italiano, Raúl Cabrera) 
 
 

Crie um site com

  • Totalmente GRÁTIS
  • Design profissional
  • Criação super fácil

Este site foi criado com Webnode. Crie o seu de graça agora!